ESPECIAL
Bikes4Masai y La Passione,
una bicicleta para pedalear hacia el futuro.
Julio, 2022
Bikes4Masai y <nobr>La Passione</nobr>,<br> una bicicleta para pedalear hacia el futuro.
Saber que se han entregado las 100 Buffalo Bikes a la Escuela Embiti, en Kenia, nos causa una emoción única.
Bikes4Masai es un proyecto concebido por Carlos Verona y su esposa Esther, cuyo principal objeto es recaudar fondos junto con la organización benéfica «Amigos de Ositeti» para donar bicicletas a la comunidad masái y promover la movilidad y la educación en la zona.
El pasado mes de marzo, decidimos apoyar también esta iniciativa donando el 2% de nuestra facturación de ese mismo mes y contribuir así a la compra de bicicletas, piezas de recambio y a la formación de un profesor para la escuela.
“Cuando conocimos a Carlos nos fascinó su especial energía; tiene un gran corazón y es muy desinteresado“, comenta Yurika Marchetti, directora de operaciones y cofundadora de La Passione. “Estamos felices de haber ayudado a Bikes4Masai y agradecemos a quienes lo han hecho posible. Llevábamos unos años queriendo hacer algo más, pero nos faltaba el socio adecuado, ¡y ésta ha sido una buena oportunidad!”, continúa Yurika.
Hace unas semanas, las bicicletas llegaron a destino. “No te puedes imaginar la emoción de ver la felicidad de los niños una vez que estaban en la silla“, comenta Esther Verona. “Los masái no piensan en lo que no tienen, sino que valoran lo que tienen. Saben transmitir la emoción, la alegría, de una manera verdaderamente apasionada y genuina”.
“La inmensa mayoría todavía no sabe pedalear“, explica Carlos Verona, ahora en el Tour de Francia y recién llegado de Kenia. “Por ello, hemos formado a un profesor para que se encargue él mismo de ello, así como de la reparación y la limpieza, porque es fundamental que estas bicicletas se utilicen y se mantengan correctamente”.
En el Masái Mara, la distancia siempre ha sido un gran obstáculo para la educación, especialmente para los niños que viven muy lejos de las escuelas y que a menudo se ven obligados a caminar más de diez kilómetros al día. Las bicicletas pueden ayudarles a llegar a la escuela con seguridad, evitando la pérdida de tiempo y ahorrarles energía para asistir a las clases.
“Da mucha satisfacción saber que estas personas tienen por fin un recurso adicional y la oportunidad de acceder a una bicicleta y poder utilizarla en el día a día“, señala Yurika. “Para nosotros es un medio de entretenimiento, pero para ellos puede convertirse en una verdadera revolución: un vehículo práctico y útil. Es una satisfacción porque hemos podido contribuir a ello y volvemos a dar las gracias a todos nuestros clientes que nos han apoyado con sus compras”.
Cuando le preguntamos a Carlos cómo ve el futuro de estos chicos, nos habla de un proyecto a largo plazo, que se abordará por objetivos, paso a paso: “Seguimos hablando de una flota reducida, pero intentamos crecer poco a poco. Ahora las bicicletas se guardan en un almacén de la escuela y los niños pueden utilizarlas de lunes a viernes para ir y volver a casa. Cuando este sistema esté bien evaluado, podremos aplicarlo a otras escuelas. Este es nuestro próximo objetivo, si bien en el futuro queremos llegar a todas las escuelas del Masái Mara. El proyecto Bikes4Masai está diseñado para desarrollarse con el tiempo como un método real que se adoptará a gran escala”.